jueves, agosto 09, 2007

Al maestro con cariño

Marta ha sugerido que recordemos a los maestros. En otras oportunidades ya nos referimos a temas escolares; pero en esta entrada vamos a ampliar el concepto de la palabra maestro. Porque hay quienes nos enseñaron desde las escuelas y diferentes casas de estudio, y hay otros que por distintas circunstancias nos enseñaron, nos despertaron, nos deslumbraron, nos dejaron un legado, nos emocionaron… Modificando nuestra vidas solo para enriquecernos por dentro.
Amigos; es hora de rendir tributo a ellos.
En este espacio evocaremos aquellas personas; de la escuela, de la tele, del barrio, de la calle, de los libros; que sabiéndolo o no, han dejado una marca imborrable en nosotros.

14 comentarios:

Anónimo dijo...

Yo tuve una profesor de literatura en el secundario, con el que teniamos una relacion super amistosa. Sus clases eran una maravilla. Mas tarde hemos compartido recitales, cine, etc.
Una persona que me dejo mucho...
Muy bueno el blog.
Saludos a Mariana y Pacha.
Seba Ramone.

El Metepúa dijo...

Mi primera maestra, en el jardín, fue la señorita Marta, todavía la recuerdo claramente a pesar de los 30 y pico de años pasados. Además de ser mi primera maestra fue mi primera suegra, ya que en sala celeste me puse de novio con su hija, un año menor.
Recuerdo a todas las maestras de la primaria, sin embargo a las que más cariño les tuve fue a las de primero, la srta Lita y a la de 6to y 7mo, la srta Marta Cabello. En el secundario tuve muy pocos buenos profesores, trato de recordar alguno que valiera la pena, es difícil, ya que iba a un colegio privado. En la facu tuve más, tanto en Derecho como en Periodismo, pero la que más recuerdo es a la de Televisivo I, con la que tuve uan relación digamos un poco más cercana que con los demás, por razones obvias no diré el nombre de Julia, pero a veces la recuerdo.
Fuera de lo académico, me acuerdo siempre de Daniel Gomez de Saravia, el tío de unas amigas de la adolescencia, falleció muy joven de una forma estúpida hace unos años pero fue el que me dio mi primer trabajo, tuve la suerte de verlo vender ¡Qué maestro! te vendía lo que quisiera.
También recuerdo a Teo, un vecino de un kiosco en el que laburé a los veintipocos. Yo estaba en el kiosco, digamos charlando de manera muy amistosa, con una promotora . Él vio que llegaba la que era mi novia en aquel momento, a los 30 segundos entró al kiosco, abrazó a la promotaora, le dijo hola mi amor ¿Hace mucho que esperás? y se la llevó cuando yo ni empezaba a ensayar un excusa ¡¡¡¡¡Maestroooo!!!
También tuve la suerte de conocer a Cacho El kadri y Graciela Daleo con quienes compartí muchas charlas y me dejaron muchísimas enseñanzas de vida. Lástima que nos hayan privado de tantos maestros como ellos.
Mis viejos fueron también maestros en lo suyo. Tuve la suerte de aprender muchas cosas de ellos que me hicieron, creo, una buena persona. Todos ellos me dejaron algo, me debo estar olvidando de alguno, pero a estos els estoy muy agradecido. Saludos chicos.

Marta dijo...

Tenía muchas ganas de recordar a mis maestros, por eso, ¡¡GRACIAS POR EL ESPACIO !!
Según me contaron, en cuanto comencé a caminar también empecé a hacer pasos de baile que nadie me enseñaba, por lo que (al cumplir los tres años) mi mamá me inscribió en una escuela de danzas clásicas y españolas, cuya profesora era bailarina del cuerpo estable de nuestro Teatro Argentino.Puedo relatar con lujo de detalles el primer día de clase, a pesar de mi corta edad.
Ella, Gloria Marina Perusín, fue para mí la primer hada que conocí. De su mano transcurrí mi infancia y mi adolescencia. Me enseñó no sólo a bailar. Me enseñó a ser responsable de cada uno de mis actos.Mi única preocupación era no defraudarla, y cada palabra suya era indiscutible. Tal vez fue por eso que, cuando ella decidió radicarse definitivamente en Estados Unidos con su familia, me dejó su escuela de danzas con más de 100 alumnas, a pesar de que en ese entonces yo sólo tenía 17 años.Y seguí su camino, y nunca la olvidé.En el Programa Sorpresa y Media, en el año 97, me la trajeron... después de 34 años de no verla. Y, el año pasado, ella volvió por unos días a Argentina, y le organicé un reencuentro con todas quienes habíamos sido sus alumnas, y fui feliz.
Pero tuve, además, maestras inolvidables desde el Jardín de Infantes y en la primaria, y profesores que no olvido por su gran capacidad o por su gran incapacidad, durante la secundaria y en mis estudios terciarios.
Puedo dar el nombre de cada uno de ellos, y recordar su bondad o su impaciencia.Los que me daban miedo y los que me inspiraban confianza. Creo que, personalmente, fui una buena maestra. Mis alumnos me recuerdan y me siguen demostrando afecto. Hace dos días me vino a visitar uno de ellos con dos de sus cinco hijos. El más grandecito, de cinco años, me preguntó "¿Es cierto que vos sos como mi abuela?", y me conmovió.
Todos los maestros deberían recibir un homenaje porque algo nos enseñaron. Si no fueron del todo buenos, habremos aprendido de ellos la necesidad de ser mejores. Y si fueron excelentes, de ellos aprendimos que tenemos que superarnos día a día.
Para todos los maestros, los de la escuela, los de la casa, los de la calle, para mis maestros, para mis compañeros, y en especial para GLORIA, dejo este beso inmenso y mi eterno reconocimiento.

pilsen dijo...

Mis "maestros" de la escuela no me dejaron nada...
No tengo buen recuerdo de ninguno... creo que las mejores enseñanzas me las dieron mis padres, y la propia vida.
Y sin dudas la mejor maestra que conoci es la vive hoy conmigo. Ojala hubiese tenido una maestra asi.
Posiblemente en la escuela que mas aprendi fue en la escuelita de futbol de Bilardo. Ahi aprendi a cabecear y a despejar siempre para afuera.
Volveran las oscuras golondrinas... pero no volveran los maestros longaniza!!!

Disco C: dijo...

Bienvenido Seba Ramone!!!! Algo que ver con "Los Ramones"? Ja! ojala que si. Te esperamos siempre en el disco c:

Marta dijo...

Como a esta entrada la solicité yo, voy a entrar muuuuuuuchas veces a dejar comentarios. Todas las veces que recuerde alguna anécdota especial de algún maestro o profesor ...
Estaba en Primero Superior (antes existía ...) La maestra parecía una gallina pigmea. Muy, pero muy petisa, gordita y enérgica como todo petiso. Yo le tenía pavura.Solía dejarnos sin recreo si no terminábamos la tarea antes de que sonara el timbre.Sólo podíamos ir al baño en los recreos, por lo que nos obligaba a aguantar hasta el próximo y a apurarnos a realizar los trabajos.Un día como esos, yo necesitaba con urgencia ir a hacer pis. Le pedí permiso tres veces y no me dejó. A la cuarta me dijo que como yo no entendía, me parara de "florero" frente al pizarrón. Entre mi urgencia y el susto, me hice encima delante de todas mis compañeras. La humillación fue inmensa.
Pasaron muchos años. Siendo yo maestra en un instituto de menores, apareció la pigmea con una comitiva de la Dirección de Educación Especial. Todas llevándose al mundo por delante y dando cátedra de lo que desconocían. Fui juntando bronca (no sé si tengo virtudes, pero sí dos terribles defectos: soy rencorosa y vengativa)y, cuando hicieron un alto para respirar me adelanté de mi grupo, la enfrenté y le pregunté si era la sra. Fulana de Tal. Sorprendida, me contestó que sí, y le relaté mi anécdota, agregando que jamás la había perdonado y que esperaba que hubiese modificado sus conductas antipedagógicas y deshumanizadas ...
La enana se puso bordeaux, y el silencio que se produjo fue largo, muy largo ...

Agus!! dijo...

Uh, ni hablar...

Mi seño Andrea, de Matematica y Cs Sociales de quinto grado... Me enseño un monton y gracias a ella me encanta la historia...

La Profe Olga, de Catequesis de quinto y sexto grado... Ella fue la maestra mas buena onda que tuve en toda mi primaria. La extraño un monton. Fue la primera en hablarme sobre el viejo testamento y el apocalipsis. Es mas, en un momento pense en pasarme a la secundaria donde ella enseñaba a la tarde!!(Y esa secundaria estaba en Parque Patricios, lejisimos)

La Profe de Musica de 1º a 3º, Silvia, que era una super maestra, muy buena onda, tanto la queriamos que, en las salidas, en el micro cantabamos canciones que ella nos enseñaba, hasta la Marcha a San Lorenzo.

Bueno, un beso gigante!

marianart dijo...

A ver; hoy me voy a dedicar a los maestros y profes que tuve en suerte. La verdad; no me quejo. En la balanza pesan más los buenos; y los que me dejaron algo más que lo pedagógico.
Por ejemplo de 1º a 3º grado tuve a la señorita Nilda. Hace unos años me la encontré. Estaba en una parada de colectivos. Las dos nos mirábamos; pero yo pensé que después de 20 años no sabría quien era yo. La encaré y le pregunte si se acordaba de mi. Me respondió sin dudar:_Pero claro! Mariana; como no me voy a acordar?. Su recuerdo intacto después de tanto tiempo me conmovió. Se acordaba de todo y de todos.
Otra maestra que me rompió la cabeza fue Claudia Zupardi de 5º grado. Fue la primer persona que me enseño que el 12 de Octubre no había nada que festejar.
Para un acto nos hizo representar la canción de Victor Heredia “Veinte mil años patria”. Si no la conocen les recomiendo escucharla atentamente. Habla sobre como era la vida antes de la llegada de los españoles y como fue modificada después. La cuestión es que yo tenia un corte carré. No me quedo otra que hacer de Colon jajajaj!. Muy a mi pesar pero no podía decepcionar a la maestra; y entraba al escenario arrasando con todo. La representación fue un éxito y desde ese día cada 12 de octubre, nos pedían que la representáramos nuevamente. Ese era nuestro fuerte. Éramos como una compañía de teatro con una sola habilidad jajajaja!.
De la secundaria y la escuela de arte hay otros que merecen unas cuantas líneas especialmente; y como esto se me hizo largo, la historia continuara…

Anónimo dijo...

Los maestros no son unicamente quienes nos enseñaron formalmente en la escuela. No?

- Fontanarrosa, maestro de la narracion simple.
- Cortazar, maestro de la buena literatura.
- Rodin, maestro de esa escultura excelsa llamada el Beso.
- Bush, maestro del cinismo.
- Menem, maestro de lo innombrable.
- Las madres que viven por debajo del nivel de indigencia, hay que ser maestra para alimentar y soportar vivir ese no vivir...
- Estem...las minas que se maquillan en los trenes. Como hacen? Maestras! Clap Clap..

Anónimo dijo...

Me olvide de firmar. El comentario anterior es mío. TARADITAPORTEÑA.

Marta dijo...

Exceptuando a la pigmea de Primero Superior, tuve muy buenas maestras. Algunas más dulces, otras más exigentes, pero las recuerdo con muchísimo cariño y respeto a todas.
La que tuve en 6º grado (por entonces, el último grado de la escuela primaria) fue excepcional: la Sra. Nélida Gorostiague de De los Ríos.
Todo lo que explicaba quedaba clarísimo como el agua clara. Como a fin de año debíamos rendir el examen de ingreso al secundario, trabajaba con libros de primero y segundo año, para prepararnos mejor.
Fue la que me convenció de que mi talento estaba en la literatura y la redacción, y me auguraba un promisorio futuro como escritora (pero no lo hice ...), y la que me demostró que no era que yo no entendía Matemática, sino que era una haragana que prefería copiarme antes que razonar. Así que todos los días, muerta de risa, y como si fuese un juego, me ponía un problema de ingenio en el pizarrón para que lo resolviese. Mi autoestima estaba ante todo, así que aunque la única que se reía era la maestra, yo salía airosa con esas pruebas.
Y así fue como, para asombro de todos, incluídos mis padres y yo, obtuve en el examen de ingreso la totalidad del puntaje en todas las materias.
Gracias, Sra. Nélida, por todo lo que me enseñó de mí.

evi dijo...

A ver. Yo creo que un maestro piola puede marcar tu vocación. En la primaria tuve a la señora Alicia, la maestra de Lengua que me enseñó a amar la poesía.
En secundaria a Francisca Pigretti la profe de Literatura. Un año tuvimos otra y le mandé una carta anónima a la rectora del colegio contándole todas las bestialidades que hacía y decía la profe. Me salió bien porque la cambiaron de curso y volvimos a tener a Francisca que me apuraba para que estudiase Letras.
En la Facu: Alfredo Serra, quien predijo hace más de 15 años que Tinelli era un idiota; Germán Orduna que recitaba el Mio Cid en la vereda de Puán cuando los pibes tomaban la facu.
Y algunas de las maestras de mis hijos llenas de paciencia y de buena onda: Roxana, Andrea, María, y Lorena. Cuesta mucho confiar un hijo a "una mamá postiza" y emociona que sean dignas de disfrutar de ellos.
Metepúa Qué envidia que hayas aprendido de Cacho el Kadri y Graciela Daleo, a ella me la cruce en la facu y después de leer La voluntad la miraba con veneración!!

Metepúa dijo...

Evi, la verdad fue una suerte poder haber mantenido varios mano a mano con Cacho y Graciela. Cacho fue uno de los tipos más maravillosos que conocí. Vago, no paraba de piropear y tirarse lances con cuanta compañera se le cruzaba. Pero además un libro abierto; un tipo que se había jugado la vida literalmente por los demás. Que conmovía con anécdotas desgarradoras de la cárcel, por ejemplo, pero que terminaba con alguna broma para demostrarte que la militancia y la utopía es algo maravilloso que merece ser vivido. Siempre recuerdo cuando nos dijo "Yo trabajo para los demás porque soy un egoista, a mí nada me produce más placer que ser solidario" Su muerte fue de esas que resultan inexplicables, me acuerdo que fuimos muchos los que viajamos desde La Plata a despedirlo, la mamá muy conmovida nos dijo: ¿Ustedes son de La Plata? Él hablaba mucho de ustedes, los admiraba" Él hablaba de nosotros, ja, eso habla de su grandeza y su humildad. Fue su última enseñanza.
Con respecto a Graciela, siempre es un gusto escucharla. Desde el primer dìa que la vi sentí la misma admiración que vos, pero, al igual que Cacho, es una mina muy humilde, con uan capacidad terrible de análisis, ovarios como melones y una inteligencia que deslumbra. Hay que estar atentos, cada tanto alguien se acuerda y la incluye en algún panel en una charla. De ella también recuerdo una anécdota: La habían invitado al programa de Grondona a debatir con un represor. Ella se negó y lo explicó: "Odio esta falsa democracia en que el torturado y el torturador tienen el mismo lugar, yo no tengo que explicar por qué me torturaban, y él tiene que estar preso y no en una mesa de debate" Ese tipo de cosas, sumado al hecho de haber rechazado el indulto de Menem por no considerarse una criminal por luchar por un mundo mejor, la transformaron sin vueltas en uno de mis maestros.
Cuando puedas mirá Cazadores de Utopías, se consiguen copias en Pque Centenario. Saludos a todos y perdón por introducir un tema distinto al que se venía hablando.

evi dijo...

Guau! qué maestros!