domingo, septiembre 16, 2007

El estudiante

Aunque no todos los científicos estén de acuerdo, el 21 de septiembre los habitantes del hemisferio sur celebramos la llegada del equinoccio de primavera.
Y por más que el almanaque no lo destaque en rojo, durante toda esa jornada, miles de jóvenes entusiastas de nuestro país invadirán las calles para celebrar también “su día”, el día del estudiante.
Los lugares elegidos serán espacios verdes donde arrojaran blancos manteles para armar allí el codiciado picnic, acompañado por interminables guitarreadas, muchos mates y por supuesto alguna que otra bebida espirituosa.
Pero esta costumbre va mutando a través de los años y los viejos bailes, estudiantinas, desfiles, carrozas y disfraces van perdiéndose de a poco en nuestro recuerdo.
Calamaro decía: “Qué más quisiera que pasar la vida entera, como estudiante el día de la primavera”, y es que ese día seguirá siendo muy especial para muchos de los que ya dejamos de ser estudiantes.
Entonces amigos, escolares o no; los invitamos a que nos cuenten como era su “día del estudiante”.

18 comentarios:

Marta dijo...

En mi época, tiempos de padres tan cuidadosos y vigiladores que más parecían represores, "las chicas buenas" no teníamos permitido asistir a los pic nics colectivos. Siempre me quedó la curiosidad por saber cómo habrán sido aquéllas reuniones multitudinarias en el Parque Pereyra Iraola.
Sí podíamos organizar algún malón o un encuentro con las mismas compañeras de la división, en la casa de alguna de ellas. Una de mis compañeras (la hermana de Raúl Becerra) tenía una quinta en Villa Elisa, así que todos los años organizábamos el encuentro allí. Epoca de guitarras al hombro, Chalchaleros, Fronterizos y Los Panchos, de vinilos de Los beatles y hasta del Club del Clan, nos preparábamos con anticipación para celebrar el día nuestro.Indefectiblemente, llovía a cántaros, y la reunión se suspendía.
Ya en 5º año, y por ser el último que compartiríamos en la escuela secundaria, decidimos que, aunque cayeran sapos de punta y nos embarráramos hasta la nuca, iríamos igual.Las autoridades de la Escuela Normal 1 nos daban asueto por su propia cuenta ya que, además, era folclórico y tradicional que "los chicos del Colegio Nacional" tomaran por asalto nuestra escuela y se hiciera una especie de vuelta olímpica. Ese último año, por una investigación sumarial administrativa, teníamos una interventora que se manejaba como si fuera ella sola los tres miembros de la Junta de Gobierno de la dictadura. No nos dio asueto, cerró herméticamente toda la escuela para que los del Nacional no pudieran ingresar, por lo que en un acto de rebeldía sin precedentes para aquel tiempo, todas las divisiones decidimos hacer una sentada. Ocupamos toda la escuela, nos sentamos enfrentadas juntando las suelas de los zapatos y no permitimos que se desplazara absolutamente nadie, ni autoridades ni docentes ni auxiliares. Por supuesto, no alcanzó para que la interventora reviera su medida: nos dejó después de hora, nos puso amonestaciones colectivas, y nos quedamos sin pic nic.
Casualmente anteayer, nos reencontramos como todos los años por el Día del Maestro las ex condiscípulas de la división, y recordamos la anécdota. Y, como una reivindicación, decidimos hacer el pic nic del día de la primavera este año, pero en noviembre ... cuando haga más calorcito: ya estamos todas grandes para tomar frío ...

Anónimo dijo...

Nunca me gusto ir al picnic. Preferia quedarme en mi casa y aprovechar el feriado. Pero las pocas veces que fui con mis compañero llovio.
Seba Ramone

emarabotto dijo...

Recuerdo alguno que otro picnic en la costa de Martínez, sobre el río. Llevábamos sanduiches, gaseosas, música y los tomitos de Mafalda para leerlos en voz alta.
Después el resto de los Días del estudiante que recuerdo llovió, y terminamos hacinadas en el patio de comidas de Unicenter con otros 10 mil adolescentes de la zona norte. De terror!!!

grace dijo...

el dia del estudiante,por supuesto que llovia y llovia,eran realmente aburridos,nos juntabamos en la escuela,alquilabamos micro o no,depende la organizacion de ese año,nos ibamos algun rio.realmente era aburrido.Pero me acuerdo uno en especial donde me fui con el curso de un novio que tenia y me acuerdo que nos pasamos todo el dia,apretando...esta mal que recuerde esto...y tambien llovia.

Marisa dijo...

No tengo buenos recuerdos del dia de la primavera en mis dias de estudiantes.Siempre era la misma rutina el grabador en la mano los sandwich de pan lactal paleta y queso(cuando todavia no era vegetariana)y al rosedal.¡¡siempre lloviendo!!,la verdad no me divertia nada,¡¡es que la gente era muy aburrida !jajajaj y a mi me encanta la joda.. pero igual firmes en cada picnic¡¡que tonta!!No se para que iba si volvia con cara larga.
un beso

JP dijo...

ahh !! fantásticos mis días de la primavera.
Yo todos los años salía democráticamente elegido delegado del Curso .
Así que nos organizábamos cada pic nic !! que terminábamos con la "Jacky " que era la oposición , y nos matábamos todo el año , ese día terminábamos abrazados y con algunas cervezas.
Lindos recuerdos .
Un beso Mariana .

marianart dijo...

La única vez que hice una salida “clásica” del día del estudiante fue en el 95 cuando estaba en 5 año. Con mi curso (bueno éramos muuuuchos cursos en un viejo bondi) fuimos a celebrar a Ezeiza. El día estaba lindo y llevábamos todo lo necesario para pasar una jornada inolvidable. Y realmente lo fue. Al llegar el clima estaba raro. Cientos de jóvenes caminaban por las calles botella en mano y destilación evidente y eso que eran las 10 de la mañana. Con el correr del día el alcohol aumentaba y la gente también. Y de a poco todo fue convirtiéndose en un caos. Mientras nosotras estábamos sentaditos mateando un rato, y los chicos jugaban un picadito; de repente; corridas a la izquierda, corridas a la derecha, multitudes que se pegaban sin saber por que y a lo único que atinamos fue a “ponernos las mochilas” y estar preparados para la huida. Lo bien que hicimos; porque mientras se caía el mundo los chicos seguían jugando a la “pelotita” hasta que aparece de la nada un chico con una botella rota queriendo lastimar a mi compañero Marcos. Por suerte no paso nada; aunque no le recomiendo a nadie tomar mate a las corridas. A la vuelta (unos 50 minutos en cole) si éramos muchos a la ida; en el regreso mágicamente nos habíamos quintuplicado…Es decir que en un camión con vacas la pasabas mejor.
La verdad, la experiencia no fue muy feliz…Y por lo que veo; casi nadie por aquí tiene muy buenos recuerdos no? Será que esto del día “feliz” de la primavera es un mito?...

Metepúa dijo...

De mi época de adolescente no recuerdo absolutamente nada del 21 de septiembre. Pero en el 89 yo militaba en la JUP Derecho de La Plata y había un grupo bastante bueno de gente, unidos por el espanto de lo que empezaba a hacer el menemismo y la esperanza de cambiarlo. Uno de los compañeros tenía una casa quinta en en Punta Lara y organizamos para pasar el día ahí. Fuimos temprano, muchos, truco, patys, fútbol y hasta fogón en la playa con guitarreada cuando caía la tarde. Cuando ya era de noche emprendimos el regreso y empezamos a caminar por el camino esperando que viniera el micro; luego de hacer varias cuadras y como el micro no aparecía nos encontramos con la comisaría de la zona y decidimos entrar a preguntar si a esa hora pasaba el colectivo. Como toda respuesta recibimos el típico "Señores, documentos" ¡¡¡El único boludo que no lo tenía era yo!!!! Me querían dejar adentro, (por nabo o por aburridos) y si no hubiera sido por mis compañeros más avanzados en la carrera que convencieron a los milicos, hubiera dormido ahí. Eso si, el micro pasó en medio de todo el despelote, así que estuvimos como una hora más esperando cagados de frío. Fuera de eso la pasamos muy bien. ¡Éramos tan jóvenes!

pilsen dijo...

Esto significa que la tele miente??? Yo nunca disfrute de ese tipo de congregaciones, pero pense que todos disfrutaban de esta jornada.
Bueno, otro dia con mas onda.

nico manivela dijo...

jejeje... uuu yo llevo como 14 años de estudiante de secundaria... jaajajaj te puedo contar que una vez... apenas salia de nuevo el envase de coca no lo pude ver porque justo ese dia habia repetido: ) y cayo la ley diciendo
" VENIS PARA CASA YAAAA" jajajaj

DANGER!! y bueno ... asi es la vida.

Anónimo dijo...

Hacia mucho que no entraba por aqui y me hicieron reir con todas estas historias mas bien desgraciadas sobre el dia de la primavera.
Pero ya paso; un año mas. El dia de la primavera, paso sin pena ni gloria.
En los noticieros la noticia fue que no hubo "violencia", pero si mucho alcohol ¿Y...? Si los pibes toman todas las semanas.
Sera que la llegada de la primavera nunca fue para tanto o que con los años va perdiendo el encanto.
Chaucha...
La Rana Rene

Ferípula dijo...

Hola Mariana! Recién veo tu mensajito....pero ya está bien, arregladito y con novedades! Mi día del estudiante????

El Normal 4 de Acoyte y Rivadavia....no ir a la escuela, y quedarme en casa haciendo fiaca.
Nunca me enganché cona las cosas del colegio. Tenía otro grupo de amigos y nos íbamos de campamento.

Feliz Primaveraaaaa!!!!! Y cariños a "tus" chicos!...cómo va la pancita????? :))))

Betty dijo...

Me encantaba el "Día de la Primavera" porque con mis compañeros siempre salíamos a festejarlo sin importarnos el clima, sólo nos interesaba pasar un día diferente,era poder,con la autorización que nos daban las autoridades,cambiar la rutina escolar.Ibamos A Palermo,a Luján a IOSE (un centro recreativo muy amplio con piletas,canchas de tenis,de fútbol y hermosas arboledas)o a Ezeiza.Lo importante de ese día era que salíamos temprano(estrenando,en mi caso, todos los años un jean) y regresábamos,desfallecientes,al anochecer.Nos organizábamos en todo lo que debía llevar cada uno,porque no era cuestión de pasar hambre,así que nuestras madres se ocupaban de hacernos sandwiches,bizcochuelos,empanadas).Nunca faltaba una radio para escuchar la música de Los Beatles,Elvis,Johnny Rivers o la de los del Club del Clan e improvisar pistas de baile.Los varones llevaban una pelota y se pasaban horas jugando al fútbol y las chicas practicábamos con las paletas.Lo bueno fue que no hubo un año en que no haya salido sin haberlo disfrutado.Tengo muy buenos recuerdos del Día del Estudiante.Muy bueno el Blog chicos.Betty

Disco C: dijo...

Gracias Tia Betty, le pusiste un poco de onda al dia del estudiante ya que para casi todos fue una experiencia que mejor olvidar.
Yo se que nos lees seguido y me encanta que te animes a escribir.
Besos!!!!
Pd. Lo de Tia Betty, para los que no saben, no es que me este volviendo española sino que ¡realmete es mi tia! el otro dia me dicia que no sabia si escribir o no... Asique amigos del Disco C, ayudenme a convencerla de que escriba seguido ya que ella como tambien un tal "JBC" tienen mucho que contar.
Saludos gente!

Juancho dijo...

Si del Día del Estudiante se trata, los recuerdos se acompasan desordenadamente uno tras otro.
Intentaremos que ellos sean lo menos anárquicos posibles. Veremos...
En el año 19....,tendrán que deducirlo, festejamos la primavera en la propia escuela. Pensarán Qué aburrido. Pero no era así. El edificio había sido una casaquinta con un terreno inmenso, donde prevalecía la presencia de árboles de antaño que proveían de una envidiable sombra.
En aquella primavera ocurríó un suceso que hoy podría resultar como de ficción: en pleno festejo, comenzaron a escucharse detonaciones de cañones y de fusiles que sin solución de continuidad se sucedían unos a otros. La indagatoria del caso nos llevó a la conclusión de que era una disputa interna del ejército en pos de la dominación política del espectro de poder. Los bandos se dividían en Azules y Colorados; aquellos eran los más próximos a una futura salida constitucional; éstos eran quienes pregonaban una salida similar a la que se produciría el 24 de marzo de 1976.
El interrogatorio de rigor nos llevará a plantear las razones por las cuales se oían las detonaciones. La escuela se encontraba a 10 cuadras de Campo de Mayo.
Lo concreto fue que pasados los primeros minutos de curiosidad, nadie hizo caso a los disparos y se siguió con los sandwiches, galletitas, gaseosas, tales como Coca, Bidú, Spur Cola, etc., con el Wincofón a todo trapo y el baile de la botellita como estrella del día.
Con el agotamiento de rigor, caminamos las 3 cuadras hasta la parada del colectivo con más silencios que expresiones de euforia, y regresamos a nuestros hogares, encontrándonos con padres sumamente preocupados por la situación imperante y con nula comunicación telefónica.
Si desean tener otra certeza del año del cual les hablo, la ayuda principal es que el Presidente de la Nación era José María Guido y que en marzo se había derrocado al Presidente constitucional Arturo Frondizi.
Por supuesto que el clima de ese día no se compadecía con lo que establece la teoría de la primavera: flores, pajaritos, sol. Nublado y frío eran el denominador común. Pero...Quién nos quitaba la alegría, las ganas de compartir tan gratos e inolvidables momentos y que aún perduran con el aroma de la frescura de la juventud.

Disco C: dijo...

Que memoria Juancho!!!!! te acordas mas cosas que Chiche, jajajaja!.
Y el año eraaaaaa...No; no somos tan malos.
Gracias por unirte al Disco.

Taradita Porteña dijo...

La mejor manera de hilachear que ya somos unos viejos chotos es detestar las imagenes televisivas de la pendejada en Palermo el 21 de septiembre. No banco su alegría perezosaaaaaaa!!!!


La resentida epocal

Marta dijo...

JUANCHO: ¡¡ Te descubrí !!! Vos y yo andamos por las mismas décadas... Azules y colorados, la Bidú, la Spurcola ... Zamba de mi esperanza,La nostalgiosa, Los Cavá Bengal ... ¡¡ Que se vengan los chicos de todas partes !!!!