domingo, octubre 28, 2007

AYER NOMAS

“Y el último organito se perderá en la nada/ y el alma del suburbio se quedara sin voz”. Así, Homero Manzi anunciaba los cambios de objetos y personajes que mutarían luego en nuevos usos y costumbres.
Se pasó el tiempo de las planchadoras; el carbonero tuvo que cambiar de rubro gracias a la instalación de gas. ¿Y el colchonero? Como explicarles a los mas pequeños que ese señor no vendía los colchones sino que los arreglaba, llevando a domicilio su maquina de cardar lana.
El lechero, el mimbrero, el afilador; son tantos los personajes que ya no vemos en el barrio o en la ciudad. Si hasta el lustrador de botas parece que está en extinción…
En esta oportunidad amigos, haremos una revisión histórica apelando a nuestra memoria para evocar a estos personajes que mientras fuimos creciendo vimos desaparecer.

Ultima semana para escribir sobre nuestro personaje GENte retro “Juan Domingo Perón”. Pueden apelar a lo que quieran. Anécdotas personales, de otros, a favor, en contra, chismes históricos…No pretendemos escribir la biografía no autorizada del general, sino una pagina que no encontraremos en la historia oficial.
Interesados escribir a pachaymariana@hotmail.com

9 comentarios:

K.Chivache dijo...

El barquillero... ese era un personaje extraño. Tiraba la agujita y te ligabas bocha de barquillos o no. Y los que actuaban en los cines entre película y película?

metepua dijo...

Por mi barrio pasaba el heladero, un morochón fiero en bicicleta, que siempre andaba tocando una bocina a la hora de la siesta. ¡Heladoooooo, hay palito bombón heladooooo!!! Siempre pensé que era contraproducente pasar a esa hora, porque los padres estaban durmiendo la siesta y si los despertabas corrìas el riesgo de que te metieran el helado en el bombón con papel y todo.
Otro que pasaba era el pescador ¡Hay filet de merluza, filet, Pescadooooorrrrr!!!
Cada tanto pasa el afilador, con ese chifle ¿Cómo se llama? que después tocaba Siro en los primeros recitales de los Piojos. Cuando yo era muy chiquito acompañé a mi abuela Zuna a lo de una señora que surcía medias, cerca de la casa, y mi abuelo Nencio se quemaba los pantalones con las colillas del pucho mientras manejaba y los lelvaba a uno que hacía costura invisible.
Una anécdota que me quedó grabada fue una vez que llamé a un botellero y le ofrecí una pila de diarios y cartones, me dijo que no porque no les daban un mango por eso, era la década de la rata, en los 90, preferían llevarte las ramas por 5 pesos y tirarlas en un baldí en vez de recolectar cosas para revender. Ahora volvieron a llevarse las cosas, pro acá pasa uno cn un altavoz y te va diciendo lo que paga por cada cosa. Por las baterías de auto te dan $15 por ejemplo.

evi dijo...

Cuando vivía en Olivos, hace varias décadas, pasaba el pescador todos los miércoles, y el heladero en cada siesta.
El año pasado estuve en Patricios, el pueblo en el que se filmó Soy tu aventura, la peli de Capusotto, y ahí todos los chicos se crían con leche de la misma vaca, que el lechero distribuye cada día.
Por mi barrio actual (Once) pasa el afilador. Pero el mito urbano dice que en realidad es parte de una banda de atracadores que se meten en las cassa para robar. Yo creo que es un invento d elos redutadores de leyendas, como los llamaría Dolina, para que el afilador se pierda detrás del colchonero en la noche de los tiempos.

marianart dijo...

Por mi casa de Pontevedra pasaba en un viejo carro el lechero. Era un gordo enorme vestido con ropa de grafa azul. Fue el personaje mas temido de la infancia ahora que lo pienso. Ya que las pocas veces que mi mama le compro nos obligaba a tomar esa leche con real gusto a leche que con mi hermana detestabamos.

El rincon de mi niñez dijo...

Por mi barrio tengo la suerte que todavía existe todo eso,ya no podemos estar con las puertas abiertas ,esperando a que pasen pero los vendedores ambulantes de esa época los seguimos teniendo,como el pochoclero es el mismo de cuando yo era chica ...jajja y hace años, pero el tipo esta igual,después tenemos un verdulero que pasa por su carro ,y una señora mayor que pasa en bici desde siempre vendiendo unas mermeladas y conservas que me matan,el heladero,el churrero que tambien es el de cuando era chica y el siempre se acuerda cuando le pedía que me regalara churros jajajaj¡¡ ya era rata de chica!!pasa y sigue diciendo exacatamente la misma frase¡churros calentitos los churros ,VAMOS QUE ME VOY ... idolo,los domingos no falla pero ya no se los pido regalado.¡¡no me da la cara!!
El unico que falta de mi época es el pescadero que ya era viejito cuando pasaba..
Bueno al menos de toda esa época tan hermosa de mi niñez la sigo viviendo por que es la misma gente,que cuando me ve siempre me dice lo mismo ...¡yo a vos te conozco de cuando usabas pañales..y tenias el cabello rubio como el oro.Me extendí un poco no?.besos
pd:me hizo reir evi con el mito del afilador..

JP dijo...

Por mi barrio pasaba " Don Amaya " un heladero que tenía el carrito en forma de Barquito .
Yo me sentaba en la puerta de mi casa y " Don Amaya " se paraba y tocaba el silbato y yo entraba corriendo y le decía a mi mamá .
Mamaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!!!!!!!!! te busca "Don Amayaaaaaa"
y mi vieja me compraba todos los días mi heladito . Lindos recuerdos

Marta dijo...

Por mi casa actual (en la que vivo desde hace casi 30 años) siguen pasando el mismo vendedor de pescado y el mismo afilador. El pescador ya tiene su clientela hecha, así que no necesita andar gritando para anunciarse.
Cuando yo era chica, a la casa de mis padres iban: el lechero (que terminó en cana porque el jarro medidor tenía doble fondo y robaba a los clientes. Ya lo conté.)El aceitero, un ruso atravesado para hablar el español como él solo. El kerosenero, que llevaba el kerosén para las estufas Istilart. El frutero, que empujaba a pie su carro todo ornamentado con guirnaldas (me parece verlo ...),"Cicchino", que llevaba el maíz y el afrechillo para las gallinas que criaba mi mamá en un carro tirado a caballo, al igual que "la panificadora", a quien mami le compraba el pan alemán. El hielero, que llevaba sobre el hombro cubierto con una bolsa de arpillera el trozo de la barra de hielo que se necesitaba en casa, antes de que compraran la heladera Siam 90 eléctrica.El escardador de colchones, dos veces al año. El "Viejo Domingo", un loco bueno que decía que era el abuelo de Pinocho y sobrino del Rey Jorge, pero tan habilidoso que hacía cerraduras y llaves para cualquier puerta o cajón, y arreglaba todo lo que se rompiera ... ¡¡ Uuuyyy !! ¡¡ Cuántos recuerdos !!

pilsen dijo...

Bueno, ya han nombrado a casi todos... de hecho Evi hizo referencia a los que deambulaban por mi barrio.
Pero hoy cortando el pasto me acorde del vendedor de flores.
Era un hombre alto, delgado, y morocho; con una renguera al caminar.
"Papá no corras" lo llamaria Irma Jusid, o "playo-hondo" algun joven estudiante de Merlo.
La cuestion es que andaba exclamando en voz baja algo asi como "jlores!!jlores!! jlores jlores jlores!!!".
Recuerdo que los domigos por la mañana vendia en la puerta de la iglesia (lugar por el que pasaba yo, solo porque estaba al lado de la panaderia), y luego lo veia varias horas despues caminando hacia su casa a un paso cada vez mas lento.
La ultima vez que lo vi, se sentó en la puerta de mi negocio a comer un sandwich, y al salir para ofrecerle un vaso de agua, escuche que decia bajito "jlores jlores".

Sin dudas, el brillo de las jlores de Martinez, nunca será igual.

Disco C dijo...

Me olvide de los arruinadores de siesta. Esos que pasaban en carro y megafono en mano gritaban: hay paaaapa, batata, le vendo señooooooooora!
O a la saaaaaaandia, fresquita la saaaaaaandia!.
Mariana