lunes, diciembre 24, 2007

Noche de paz...

¡Las 12, las 12! ¿Ah no? Perdón. Es que con esto de las fiestas uno entra en una psicosis colectiva. Lejos de la fiesta religiosa para muchos la navidad se convierte en una carrera con obstáculos. Comprar los regalos, preparar toneladas de comida cual si fuera la última cena, discutir donde pasar una u otra fiesta…
Pero el espíritu navideño invade los corazones. Todos lo habrán comprobado en estos días; o no?. Sin ir más lejos en el supermercado una señora le hizo un tacle a mi mamá para conseguir un pedazo de carne. Otra mujer en el medio de una caja gritaba histérica: _¡Cambio, que alguien traiga cambio! Apurate querida, ¿que te pensás que yo me rasco? ¡Que espiritual!...
Disco C, no será la excepción y se suma a los festejos recordando esta semana aquellos 24, 25, 31 o 1 que nada tienen que ver con la “feliz navidad y el próspero año nuevo” que vemos por TV. Así es que este será un espacio donde contar alguna mamua; propia o ajena; los personajes que acuden a sus reuniones; historias de pirotecnia; la fantasía o el fin de la fantasía…Digamos que se escriba en esta pagina la biografía no autorizada del año nuevo y la navidad.

Disco C: quiere saludar y agradecer a todos los amigos que se sumaron a esta propuesta de escribir un blog de recuerdos. Les deseamos pasen una feliz navidad y un próspero año nuevo!.

domingo, diciembre 16, 2007

Cumpleaños feliz...

Cuando no existían peloteros, ni inflables, ni mierdonals; los cumpleaños se hacían en casa.
¿Alguien se acuerda?
Había que prepararlos con tiempo. En la escuela entregábamos las tarjetas de invitación con hora, fecha y lugar del evento. Por supuesto que la casa elegida seria la del patio más grande, y para eso siempre la abuela estaba disponible.
La ambientación era con globos, guirnaldas, y gorritos de cartón (en algunos casos, para el cumpleañero había uno especial). Claro que el cotillón no se compraba en los supermercados, sino en un negocio especializado para tal fin.
El menú: papas, chizitos, y palitos. Con suerte algún sanguchito y, por supuesto, la torta casera con grageas y bolitas plateadas. Y si eras varón; la elegida seria una canchita de fútbol con jugadores de tus colores preferidos.
Ya promediando el cumple, al homenajeado se le vendaban los ojos y tras girar
hasta marearse, debía pinchar la esperada piñata en la que no podía faltar el papel picado, la harina, y las sorpresitas.
Pareciera que hoy en día los cumpleaños perdieron la magia…
Entonces; a cantar fuerte el cumpleaños, y antes de pedir los tres deseos a recordar como eran los cumples cuando éramos chicos.
1,2,3:
_Que los cumplas feliz, (canten che)

que los cumplas feliz, (mas fuerte!)

que los cumplas Martita,

que los cumplas feliz!


Muchas felicidades Marta!

Te deseamos todos los que te queremos...


Si no te gustó esta, tenemos la de los Beatles, que decía algo así: Es tu cumpleaños, hagamos una fiesta...

lunes, diciembre 10, 2007

Cuando sea grande…

Son increíbles las infinitas posibilidades de la imaginación de los niños. El mundo infantil, permite ser astronauta, bombero, policía, maestra, jugador de fútbol.
No importa cuan lejos de la NASA estén. Ni las habilidades deportivas, si es buena o mala la ortografía.
Diferentes situaciones de la vida, nos han llevado de niños a elegir tempranamente la vocación. Ser como nuestros héroes, salvar vidas, transmitir lo que aprendimos.
“Todos queríamos trabajar” y la inocencia nos permitía ser presidentes sin ser políticos. O luchar por la justicia sin hacer daño a nadie.
¿Cuántos serán hoy lo que soñaron ser?
¿Cuántos se estarán riendo a carcajadas recordando esos días?
La pregunta de esta semana entonces es: ¿Qué querían ser cuando eran chicos?

Recuerden que seguimos esperando “fotos retro”. Enviar las fotografías a fotosretro@hotmail.com

domingo, diciembre 02, 2007

Siga, siga el baile.

Y llegó el tiempo de los asaltos. Seguramente los más jóvenes lectores dirán: _Sonamos! La inseguridad también esta en Disco C. Nada de eso gurrumines; es que antes los jóvenes no iban a bailar sino que organizaban “Asaltos”
Los chicos llevaban la comida y las chicas la bebida. La música no salía de computadoras o reproductores de CD, sino que el Wincofon era el rey de la fiesta. De el saldrían los acordes del Trío los Panchos, los Beatles y el Club del Clan.
Los chicos por un lado, las chicas exactamente en el extremo opuesto; todos esperando al primer valiente que se animara a sacar a bailar.
Nada de drogas en estos bailongos; aunque los pícaros muchachotes creían que ante el convite a las damas de un coca con aspirina; ellas se volverían locas y caerían rendidas a sus pies. Por supuesto esto era tan solo un mito. Pero si era real que no era fácil verle la cara a Dios en esos tiempos…
Hasta acá, nosotros tocamos de oído; ya que no somos de la generación de los 60. Pero por suerte, esta sana costumbre de juntarse en una casa para bailar duró varias décadas. Al Winco lo sucedieron el magazine, el vinilo, el casete, entre otros, y los asaltos siguieron. El Trío Los Panchos seria reemplazado por los “lentos americanos” y para mover el esqueleto, un poquito de Ska.
Los asaltos continuaron hasta que las matinees llamaron a los chicos, cada vez más chicos, a bailar.
Por eso, los invitamos en esta oportunidad a escribir “Recuerdos de los asaltos”.
Entrada sugerida por Juan Bautista C. Gracias Juan!